Archivo de la categoría: Cartas a una desconocida

Con solo una mirada

Hay días que una sola mirada nos desnuda, por que es cuando tu sabes y yo sé que deseamos nuestro sexo, sentir el calor nuestros cuerpos y vivir la agitación del deseo.

Con solo una mirada tu sabes como deseo recorrer tu blanca piel.

Con solo una mirada tu sabes que mi boca desea probar el dulce néctar de tus pezones. Con solo una mirada sabes que mis manos están inquietas por sentir la finura de tus hombros y la gloria de tus caderas.

Con solo una mirada a tus ojos, sabes que me carne se consume en calor de tu cuerpo.

Único

Quiero ser único que bese tu cuerpo, el único.

Y lo único que quiero saber es que si viviré contigo mi única vida

Imagino

Imagino mis manos recorriendo tu cuerpo, mi boca probando los ríos de tu ser.

Son las dos

Son las dos y comienzo a recordar el contorno de tus hombros, el olor de tu pelo, el sentir de tu cuerpo.

Son las dos y soy deseo.

Es el deseo de dos cuando son las dos.

Carta a una desconocida 4

Ojos

Hay días como hoy que mi mente es un mar de ideas, muchas preguntas, muchas respuestas. Hay días en los que eres ausencia, hay otros que al ver la luna pienso en ti. Pero hay días como hoy que tu nombre lo traigo a flor de piel, te susurro, te busco, te imagino. En medio del silencio y la soledad es cuando tomo tu mano, acaricio tu rostro, tus piernas, tus senos y es cuando sé que esa taza de café prometida me da miedo, ansias y duda.

Hay días en los que me basta imaginarte a mi lado tomando café, riendo. Pero hay días en los que mi cuerpo reclama tu cuerpo, sentir tu piel, tus senos, besar tus labios, el calor de tu cuerpo, su humedad. Hay noches donde se funden nuestros cuerpos, donde el calor me invade me cala, en ese lecho donde dos cuerpos sudorosos sienten, disfrutan y susurran ese deseo y pasión.

Hoy ha sido uno de esos días donde eres lo eres todo.

Carta a una desconocida 3

Ojos

 

Existe unas canciones llamadas Gymnopédies escritas por Erick Satie que representan todo lo que siento por ti. Las suaves notas de piano me hacen imaginar que vamos caminado en un parque, reímos, comemos un helado y disfrutamos el hecho de estar juntos, después encontramos un árbol y nos sentamos en su sombra mientras yo poso mi cabeza en tus piernas para sentir tus manos en mis cabellos. En otras ocasiones me imagino que estamos en la sala de nuestra casa cuando comienza a sonar la melodía me pongo de pie y te invito a bailar mientras entre nota y nota beso tu cuerpo … ¿te das cuenta? Mis sueños son sencillos pero tú eres la constante que hace todo maravilloso.

Quien te sueña a través de las notas

Juan Jo

Carta a una desconocida 2

Ojos
Anoche te soñé; ya sabes tenía calor y este penetro mi carne me inquiete y ahí estabas tu con ese calor calando mi espalda, tensando mis muslos, deseando tu cuerpo. Estos sueños me dan temor, por que no puedo estar a tu lado para transmitirte esta sensación, lo cual me hace odiar el estar (solo) pensando en ti.
¿Sabes? Desde mi lugar de trabajo veo pasar a todas las mujeres que trabajan en el edificio las observo con atención ya que su forma de caminar y andar me dicen como son. Y así la bonita se ha vuelto fea y la fea se ha vuelto bonita. Me pregunto si no te conociera y pasaras por mi oficina todos los días, tu imagen, tu forma de andar me llevarían a desear hablarte, ¿Cómo sería? Buscaría un encuentro casual para decirte cualquier cosa y así ya tener pretexto para detenerte, saludarte y contarte una breve historia ridícula que te hiciera reír, para que después te invite a comer para continuar contando mis historias estúpidas que te arranquen la risa y después de dos comidas, invitarte al cine y no llevarte al cine; no comprendo esa necedad de ir al cine cuando quieres enamorar a una persona, para que irse a encerrar a un lugar oscuro donde no puedes hablar y ver a ese ser que te hace soñar; el plan sería el siguiente comida y muchas historias ridículas, después con el pretexto de comprar algo necesariamente urgente te haría caminar por la ciudad para contarte historias de los edificios mezcladas con idioteces, una vez obtenida esa cosa urgente, te diría que ya no hay tiempo para ir al cine y te llevaría a un lugar donde podamos beber vino y continuar platicando y durante ese tiempo haría varias pausas para observarte directamente a los ojos para llenarme de ti de tu energía que me hace soñar y decirte que eres hermosa, para que al final busque robarte un beso. ¿Te gusta la idea?, ¿Cómo te gustaría que fuera la historia? Mucha gente desea y sueña con el amor a primera vista, ah ese amor mágico pero idiota, si deseo que vivas conmigo toda la vida por que no comenzar escribir esa historia poco a poquito en que fluya la magia en dosis perfectas para vivir juntos toda la vida.
Necesito tu olor, tu piel, tu voz, tus manos, tu cuerpo. Necesito apretarte y sentirte, olerte y fumarte para volverme adicto a ti, para necesitarte siempre … y buscar la manera de tenerte conmigo.
Solo, sólo pienso.

Carta a una desconocida, un amor, unos ojos

Ojos:

Hoy pensaba en ti, en el silencio del cuarto, en medio de la cama, me preguntaba si algún día besare tus labios, ¿a que sabrán?, ¿me gustara el sabor de tus labios?, ¿ me volveré adicto a ti? … no sabes el calor que se siente en mi cuarto, conforme el calor penetra mi carne y comienza a calar mis huesos, me pongo inquieto, no encuentro la forma de parar esta sensación que revuelta con tu imagen, me hacen desear tu cuerpo, de sentir tus senos en mi pecho y de sentir mi carne en ti. Necesito sentir tu piel, el sentirme agitado mientras te poseo (es extraña esa sensación de sentirte mía, cuando se que tu me has elegido), para que después estemos tirados en la cama, sudorosos, acariciándonos mutuamente, mientras te susurro lo mucho que te quiero.

No hay minuto, hora y día que no deje de pensar en ti, el otro día cuando regresaba a casa, miraba el atardecer, en medio de la hermosura del cielo, primero desee que estuvieras a mi lado para contemplarlo, juntos, tú a mi lado yo a tu lado, mientras tomaba tus manos, para acariciar tu cuerpo y besarte, ante tu ausencia me conformé con dibujar tu rostro en ese atardecer para contemplarte, mientras trazaba tus ojos (mis ojos), me pregunte el por que te amaba, la verdad no encontré respuesta lógica, solo siento el amor por ti, (lo malo es lo solo, solo, solo … ) y no sabes como deseo el sentirte (esto es ya un asunto de sentir, sentir y tenerte) … en medio del ruido de la calle se escuchaba la canción de Shakira que dice “Para amarte necesito una razón y es difícil creer que no existe una más, que este amor”, inmediatamente me gusto por que explica lo que siento por ti, en medio del atardecer con tu rostro y la canción te sentí a mi lado y por eso esa canción se convirtió en sinónimo de ti.

Me pregunto si piensas en mí, si tú también me evocas por medio de un papel, si tú también me posees por las noches (se que es cierto, pero ya sabes, me gusta sufrir, el mortificarme un poco por la ausencia, por la maldita distancia que nos separa, de un mar, pin-che mar). El otro día estaba en una cantina, un amigo nos platicaba como duele la ausencia, en medio del sufrir de mi amigo, me di cuenta que tu no me dueles a pesar de ser ausencia (no es tan fácil cruzar el mar, pin-che mar), no me dueles por que en tu ausencia eres perfecta y mi ausencia no permite el conocer tus defectos (mis defectos), me pregunto si el día que estemos juntos de verdad, no te molestara mi ronquido o los olores del existir diario, ¿Qué me molestara de ti?. Se que esto (lo nuestro, si lo nuestro) terminara algún día, seguramente te llorare por saber que ya no estas dispuesta a ser únicamente mía, pero en alguna noche llegaras a mi cuarto como pensamiento, mi pensamiento … me pregunto si tu también me lloraras cuando no sea totalmente tuyo … por mientras te envío este papel que me contiene (el alma que sufre tu ausencia) en esencia para que sepas lo mucho que pienso en ti, lo mucho que te quiero, lo mucho que te amo, lo mucho, mucho, mucho de todo lo que eres.

Quien piensa en ti. Con todo mi amor

Juan Jo

PD. Este papel contiene mis dedos, si deseas sentirlos déjalos recorrer por tu rostro, tus manos, tu muslo, tu vientre y tu sexo.