Modernidad

Hace unos días me preguntaba un conocido que era lo que extrañaba de Oaxaca , en fracción de segundos mi mente puso las palabras “a los amigos” pero conociendo como es de cábula mi amigo, hice una pausa por que mi amigo me terminaría haciendo una especie de interrogatorio y exorcismo para que aceptara que lo que más extrañaba era “a las amigas” y como tenía cierta hueva de platicar sobre ese tema y no por qué no fuera interesante sino más bien por que soy un caballero que no tiene memoria e irremediablemente me quedaría un una sensación de deseo difícil de calmar, medite un poco más la respuesta y descubrí que una de las cosas que más extraño es el pago de los servicios de la luz y teléfono.

Si un día estaba en plan de echar novio con una chica en Oaxaca cuando en medio de la rica platica y la sensación más placentera de estar acariciando su cuello y morenas manos cuando me llega de improviso la tarea olvidada de tener que pagar la luz del departamento y el teléfono de mis padres (cuota auto impuesta por su servilleta por seguir viviendo de a gorra en casa de sus viejos, nada raro en México pero creo que si en otras partes del mundo) que me hizo romper tan bello momento mágico y musical con un “Chin se me olvido”, lo que me hizo explicarle que tenía dos pesos para pagar la luz y el teléfono, ella sonrió mientras veía su reloj y me dice “todavía lo puedes pagar” y así me llevo a la oficina de CFE y después a la Telmex donde pude constatar la existencia de una maquinas que me salvaron de levantarme temprano para solventar las pruebas impuestas de te doy y me debes (sin albur) y así reiniciar mi momento mágico y musical interrumpido por ese “Chin lo olvide” … ya ven por que tenia hueva de contárselo solo de recordar ya me volvió ese deseo en fin.

Hace unas semanas mi madre me pidió que hiciera el pago de la luz y como iba estar cerca de la oficina de teléfonos quise aprovechar el viaje de regreso del trabajo para hacerlo, pensando que el estar el gran Ciudad de México el equipo sería más moderno, pero cuál es mi sorpresa desilusión al ver que la pinche oficina de teléfonos estaba cerrada y carecía de tan lindos aparatejos, pero al llegar a la oficina de Luz y Fuerza del Centro (el equivalente de CFE) sentí pena ajena ya que las oficinas de CFE Juchitan es más modernas que las de mi colonia (nuevamente sin albur), y como no podía llegar sin pagarlos fui a un centro comercial de Sam Walton y cumplí con mi prueba.

Hace unos días platicando de este hecho con mi hermano me comentaba que en el caso de Telmex no han puesto los cajeros por que el sindicato se opone ya que se pierden plazas y en caso de LFC es por que está a punto de la quiebra, ya qué, lo cierto es que hoy voy a extrañar ese cuello y las preciosas manos morenas de quien me enseño como pagar la luz y teléfono después de las horas de servicio.

¿Cuánto se hace a Oaxaca?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s