Hoy me pidieron que entregara el celular del trabajo, me dio gusto el entregarlo ya que me caga el traer dos aparatos de los cuales solo uso uno. Me llamo la atención el comentario de mi compañera quien pensó que la haría de a pedo, pero después de usarlo por un poco más de un año, entendí que nunca mi jefe estaría de acuerdo, ya que si lo usaba se molestaba por lo caro de la renta, si no lo usaba por que no lo usaba, además de que era mi deber de tenerlo siempre prendido para una emergencia, en vez de un privilegio resultaba un suplicio. En fin se me ha quitado un peso de encima.

Cada mañana es la misma rutina, salir a las 6:20 para correr hasta las 7:30 en el mimo lugar, pero a mi perro le encanta, es increíble ver la alegría y los brincos, lo que me confirma que lo bueno siempre esta hecho de esas pequeñas situaciones que parecen insignificantes.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s