La idea era ir a bailar banda a un lugar “disque” nuevo por el Monumento a la Revolución, siendo más exactos sobre Puente de Alvarado casi enfrente del metro revolución. En fin todo iba bien hasta que llego la amiga de mi amigo con un amigo y la cosa se puso medio extraña por que hasta ese momento comprendí que mi amigo quería con la susodicha y está llego con otro, así que muy pronto se puso el ambiente tenso y decidimos partir, mientras nos dirigíamos al auto pasamos a lado de un hotel que tiene bar que da a la calle el cual se escuchaba muy animado y como la dosis de alcohol no fue cubierta decidimos entrar. Fue inevitable el transportarse a otra época ya que el lugar tiene acabados en madera que te dan la sensación de entrar a un bar de los años 60’s elegante y con mobiliario forrado en rojo si a esto le agregamos que casi toda la clientela era persona ya vieja se incrementaba esa sensación, nos sentamos cerca de la barra y pedimos unas cubatas mientras observábamos el lugar divertidos y sorprendidos. En la barra estaban 3 señores platicando lo cual no pudo evitar el imaginarme así dentro de 30 años estar en un bar con los amigos recordando viejos tiempos y echando desmadre. La barra era atendida por una señora que se veía que era la jefa y el cantinero, el lugar era atendido por una mujer gorda que estaba en pleno coto mientras atendía las mesas, lo cierto es que decidimos quedarnos y así vimos como otro de los comensales que estaba muy pero muy pedo llego a platicar a la barra, al paso de unos 20 minutos comenzó a insultar a señora quien en un inicio le decía “sigue así y le diré a Laura” quien se reía y volvía a insultar a la señora quien ya enojada le da tremendo jalón de greña que solo de verlo me dolió mi cuero cabelludo, pero este tipo estaba tan pasado de copas que una vez terminado el jalón le dice a la señora “pinche vieja puta” lo que ocasiono que una vez su cabeza fuera sacudida al estilo súper muñeco y este una vez más le decía “pinche puta” lo que ocasiono que unas 5 veces más fuera sacudida la cabeza del tipejo hasta que el cantinero se interpuso y lo calmó, después de este espectáculo los señores de la barra se marcharon y uno de ellos le dice a la mesera “mi vida vamos allá arriba” lógicamente la mesera le dice de cosas y este con una sonrisa se va, pero la mesera se voltea y me dice “contigo si subo” lo que me hace reír y ser la botana de mi amigo, lo cierto es que mientras transcurría el tiempo la mesera insistía por lo que me vi obligado a preguntar el cuánto costaría el subir, $700.00 mi rey ya sabes estoy trabajando y tengo que darles algo a mis compañeros, la verdad es que en ese momento con el alcohol traía en mis venas por muy sensual que estuviera la mesera no pasaría nada, así que opte por no gastar, pero mi amigo se a apunto y así el paso a ser la botana y por lo que vi cuando regreso también de la mesera … bueno de ella de alguna forma fuimos los dos uno por no querer y el otro por querer.

Los señores recordando viejos tiempos

La señora amanza bestias y la mesera que se animaba

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s