El jueves fue un día de locos y el día que he recibido más mentadas de madre por minuto. El jueves fui con el contratista de los trabajos eléctricos a CFE para ver lo de una libranza y cambio de medidor, entregamos nuestra carpeta con planos y memorias de cálculo, nos dieron luz verde para pagar los derechos y nos citaron en nuestra obra, al llegar la gente de CFE, realizo una inspección ocular, nos cuestiono y comparo lo que se presentaba en planos con lo existente, tomaron su radio llamaron alguien más y en 15 minutos nos estaban realizando la libranza (cortar el suministro eléctrico) para realizar nuestros trabajos de conexión de la nueva acometida y transformador mientras la planta de emergencia entraba en operación, el Ing. Lassalle me ve con cierta sonrisa y yo con cierta preocupación ya que esperaba el corte un día después y no había coordinado nada con operación y repitiendo una frase que le había dicho días antes me tranquilizó “más vale pedir perdón que pedir permiso”   y así comenzó nuestro calvario ya que de alguna forma en ADO las áreas de operación son intocables y es pesado lidiar con ellos, como teníamos el 80% de las instalaciones preparadas y el servicio de aires acondicionados no son soportados por la planta inmediatamente comenzaron los reclamos, mientras una cuadrilla hacía las conexiones otra atendía lo elemental, al pasó de dos horas la molestia de no tener aire acondicionado provocaba ya ciertos enfrentamientos con los trabajadores y los usuario, el encargado de tráfico me busca para decirme que me pasaba que no había avisado y que el tenía muchos problemas, le intento explicar lo sucedido, no quiere entender y me exige el servicio de inmediato, le digo que de mi no depende ya que la planta no tiene la capacidad de dar el servicio al 100% de la instalaciones, me dice que soy un pendejo ya enchilado le contesto, comienza los gritos, me amenaza y es cuando terminó mandándolo al carajo a partir de ese momento la presión sube ya que no hay momento en que las indirectas surgen, como eso de la 1 de la tarde llega la camioneta de CFE todo esta listo y cual es la sorpresa que solo viene por el medidor para programarlo, nuevamente la incertidumbre y es cuando decidimos aprovechar el tiempo para realizar los trabajos que no podemos hacer por la operación, al paso de las horas la presión aumenta ya que generalmente para la programación de un medidor les lleva un día mínimo, a las 6 por fin llega a las 8 terminan su instalación, nuevamente la presión ya que en el inter se realizaron ciertas conexiones provisionales a las 10 terminamos y vamos a comer-cenar.

Lo cierto es que a pesar de lo caótico de ese día el servicio de CFE Ciudad del Carmen fue fenomenal, ya que en otras regiones nos ha llevado dos semanas el poder ingresar una solicitud y no se diga de los trabajos de libranza y conexión, por eso este jueves pasado es ya una anécdota de mi vida.

Una respuesta a “

  1. Bueno….. en todos lados las habas se recrudecen…… horror….

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s