La crítica es fácil, pero cuando esa crítica nació por lo que uno dejó de hacer es cuando el silencio es más elocuente.

 

Estoy de viaje de trabajo en Mérida ayer en medio de la visita alguien se le ocurrió hacer una observación la cual ocasionó una guerra de comentarios, al final y un poco harto le dije a esa persona “¿por que lo permitiste? y fue cuando el silencio me dió la razón.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s