Llego el otoño

Llego a casa, ceno con mis padres y salgo a meter los autos, me sorprende el frío que se siente, me apuro terminar mi labor, cierro la casa y subo a mi cuarto a leer un rato, no han pasado dos horas cuando siento frío, toma la vieja sudadera que la hace como pijama, prendo la tele y es cuando me entero que ya estamos viviendo en otoño.

Lejos quedan esos días en que la Ciudad de México encajaba a la perfección a la descripción paisajes eternos de Juan Rulfo. Y es que al final del verano ya estábamos viviendo un otoño, hoy más parece invierno que otoño.

Lo cierto que ese frío inesperado me ha producido catarro, este fin de semana me cuidare para que la próxima semana que estaré de viaje trabajo en tierras más calurosas y esté en condiciones de aguantar los cambios de temperatura entre el calor y el frio del aire acondicionado.


 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s