Estoy leyendo el final de “Esas ruinas que vez” de Jorge Ibargüengoitia, me arranca la carcajada y un no mames, siento una mirad,a veo la señora que va al otro lado del autobús, que me ve con ojos de que estoy loco y es cuando me doy cuenta que casi todo el viaje me la pase riendo el libro es magnifico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s