Hoy iniciaban mis vacaciones, durante el fin de semana haciendo un repaso de mis pendientes laborales decidí trabajar el día de hoy. Así que por la mañana ante la sorpresa de mis compañeros me presente a laborar, bastaron dos horas y un temblor para que comprendiera que mis pendientes urgentes bien podían esperar una semana más.
Media hora antes de la salida oficial cerré la oficina y partí rumbo a casa. Al llegar la tarde pegaba en mi cuarto y estaba para estar sentado escuchando música y bebiendo una buena botella de vino. Por unos instantes estuve tentado a sentarme en la pared a tomar el sol, sacar el iPod y la botella, pero me di cuenta que me faltaba la desconocida conocida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s