A finales de enero mi perro Canelo se perdió, por unos meses tuve la esperanza de encontrarlo, visitaba la perrera, paseaba por las noches donde pensaba que podía vivir un perro callejero con la finalidad de verlo, al paso del tiempo me resigne y deje de buscarlo.

Hace unas semanas, al llegar a casa tengo la impresión de que el Canelo está en casa esperándome, abro la puerta y es cuando me doy cuenta que es la imaginación la que me juega la mala pasada. Pero el fin de semana pasado me sucedió algo muy raro, al regresar a casa me invadió la necesidad de comprar tacos para mi perro de forma inconsciente compre los tres de rigor y al llegar al auto me di cuenta de mi error, al llegar a casa nuevamente tuve la misma sensación de que estaba atrás de la puerta, abrí y me imagine que estaba ahí, metí el auto saque los tacos y los deje unos 15 minutos en el patio, ya dispuesto a dormir salí tome los tacos y los deje en la calle para que un perrito saciara su hambre.

Al otro día al salir temprano comprobé que si hubo un canito que se comió los tacos, me llene de alegría y continué mi rutina.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s