Un perrito con suerte II

Ese viernes por la noche me gano la emoción y me imagine el salir a correr con la compañía de Duque y así confirmar que era un perrito con suerte. El sábado por la mañana vamos a ver como sigue y al llegar nos encontramos con que Duque se había puesto mal por la noche por no contar con el suero y que en ese momento su estado era crítico, un rato de apapachos me di cuenta que estaba moribundo, aun que nunca he visto morir a alguien morir, Duque presentaba los síntomas de los relatos escuchados. Regrese a casa un poco desconcertado pero con la esperanza que mejoraría; dos horas después recibimos la llamada donde nos anunciaban que Duque había muerto, fuimos a la veterinaria y estuve una media hora acariciando a Duque, sentí como poco a poco perdía su calor corporal, como se ponía pálido, mientras pensaba las cosas que hubieran sido.

En una semana Duque despertó los mejores sentimientos alegría, esperanza y amor. Gracias Duque fue una suerte que nuestros caminos se cruzaran.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s